close

CSC

Centro Sagrado Corazón

C/Duques de Nájera, 19 - 26002 Logroño (La Rioja) España - 941 22 17 00 - Fax: 941 22 17 54  csc@jesuitasrioja.org

 

CSC
DESPEDIDA PADRE VARONA PDF Imprimir E-mail

La tarde del 6 de febrero, en el Salón Azul del colegio, tuvo lugar la despedida del entrañable y querido Padre Varona. Rodeado de profesores, exalumnos y personal no docente de la casa, el acto transcurrió con la emotividad que merecía la persona y figura del jesuita de Soncillo (Burgos).

En primer lugar, el Director General del Colegio, Juan Carlos Marañón, esbozó una biografía acompañada de una deliciosa secuencia de fotos que recorrían importantes momentos del largo y firme caminar del Padre Varona. Solo por destacar algunos de los retos impulsados por este hombre, fueron citados sus cargos como Rector en varios colegios, Delegado de Educación de la Provincia de Castilla, Presidente Regional de Educación y Gestión, promotor del carácter mixto de todos los niveles educativos del centro, pionero de las Aulas de la Tercera Edad y responsable de numerosas actividades y obras del colegio desde su llegada a Logroño.

José María Castañeda, Superior de los Jesuitas, continuó ofreciendo algunos detalles de la vida de Eloy Varona, valorando su dedicación, servicio, vocación y compromiso total con el colegio.

Seguidamente, el Presidente de FERE-CECA/EyG, Ramón Iceta, tomó la palabra y recordó los logros y el enorme y valioso trabajo realizado por Eloy en aras de la educación.

A continuación fue Alberto Galiana, Subdirector General de Personal y Centros Docentes, el que subrayó y elogió la figura del Padre Varona como profesor y educador. Sin duda, los entrañables recuerdos de los exalumnos como Alberto Galiana son un claro ejemplo de la huella imborrable de este jesuita casi con denominación de origen riojana, ya que han sido nada más y nada menos que treinta los años que ha vivido en Logroño.

El profesor del colegio Antonio de Benito leyó un sentido poema de afecto hacia el Padre Varona, concluyendo con un “No hay despedidas, solo un nuevo caminar”.

Al finalizar el acto y tras recibir los regalos de la comunidad educativa, al Padre Varona le faltó tiempo para recordar a sus queridos padres y que su pueblo burgalés se llama Soncillo. Fueron unos momentos plenos de fuerza y expresividad en los que se pudo comprobar que el Padre Varona se encuentra en plena forma. Fue muy significativo el agradecimiento hacia toda la Comunidad Educativa y, de manera muy especial, al personal de administración y servicios con los que ha compartido tantos momentos.

Con las distendidas y animadas tertulias del posterior vino español, terminó el acto de despedida a este carismático jesuita del que siempre recordaremos el elocuente chascarrillo: la diferencia entre Dios y Eloy Varona es que Dios está en todas partes y el Padre Varona… ya ha estado.